“La cámara es un pretexto para conocer mejor la vida y conocerme a mí” Gabriela Iturbide

Los sonidos del silencio

July 13, 2017  •  Dejar un comentario

Corrían los años sesenta cuando Paul Simon, componente de uno de los dúos mas famosos del panorama musical, “Simon&Garfukel” , compuso el tema “Los sonidos del silencio”, el éxito tuvo tal repercusión que muchas generaciones venideras lo han convertido en un clásico. Pasados los años y tras la separación del dúo, Paul sigue su carrera musical en solitario y allá por el año 1973 compone otro gran tema, Kodachrome.

Y bien, ¿todo esto que tiene que ver con la fotografía?. “Kodachrome” la famosa película de Kodak tal vez nos indique algo, pero ¿Los sonidos del Silencio?

Creo que en realidad si existe algo realmente que nos pueda transmitir “Los sonidos del Silencio” es una fotografía, una torre de Babel donde nacen múltiples idiomas e interpretaciones. (luego se podrá debatir, pero las primeras impresiones, emociones, etc generalmente son silenciosas)

El “punctunm" de toda fotografía se me hace que es una especie de silencio sonoro, …"en la desnuda luz es donde residen los sonidos del silencio…", un viaje que nos sirve para pensar, para evolucionar, para crecer, aun cuando ciertas fotografías puedan perturvarnos, si oímos los sonidos del silencio, podremos comprender, actuar,aclarar, resolver. Las palabras del silencio, son sonidos que generan conocimiento, sabiduría. La fotografía es portadora de silencios, de sonidos, de la esencia de lo humano.

Los sonidos del silencio en fotografía conllevan por lo tanto un continente y un contenido, que no es vacío, si acaso es místico, o espiritual, de ahí el sonido, sonido que a medida que vayamos comprendiendo será mas silencioso.

La fotografía es fuente de sabiduría como lo es la palabra, hace falta oír la fotografía, ponernos delante de ella como si de un concierto de Vivaldi se tratase en el que podemos ver, el otoño, el invierno, la primavera, el verano…."Kodachrome me trae esos bonitos y resplandecientes colores. Los verdes del verano, te hace pensar en el mundo, es como un día soleado…"

Hoy día que tanto ruido se genera en nuestras vidas, incluso introduciendose en los haluros de plata o en los pigmentos fotográficos, debiéramos intentar calmar un poco el medio aportando silencio, esas fotografías de Atget en las que el silencio de Paris se puede oír, los paisajes fotográficos de Burtón Norton de un Flandes que fue, de aquel Waterloo enmudecido o aquellos paisajes de la pintura Holandesa que tanto aportaron a los fotógrafos paisajistas.

Muchas veces pienso que algo nos estamos perdiendo cuando simplemente observamos o "miramos" una fotografía, hay que buscar, buscar como lo hacían los pintores, los poetas, estos buscaban en silencio, buscaban susurros, buscaban los sonido del silencio….” y yo les grité que despertaran, que la verdad ahí no estaba, que los profetas no, no son luces de neón y que Dios siempre habla en silencio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Fotografía y memoria

May 15, 2017  •  Dejar un comentario

No hace mucho tiempo rescaté esta “foto”, pertenecía a un tío mío que falleció hace un par de años. 

Desde entonces la he visto muchísimas veces, llegó un día en el que la curiosidad por esa fotografía empezó a tocarme (el puntunm que diría R.Barthes), a sentir hacia ella una curiosidad infinita por que en ella el que estaba allí presente era yo.

Sabia que era yo, por que me lo dijeron en su día, por que yo por mis propios medios no creo que llegase a esa conclusión.

Datos ninguno, mi madre también fallecida seguro que me hubiera aportado todo lo necesario pero no, no hay nadie que me pueda facilitar datos concretos y la memoria no me da para tanto, a esa edad la memoria como tal aún no está habilitada, tal vez esta subyazca en una especie de aura interna ¿a partir de que edad, empezamos a grabar recuerdos…¿cómo definirlos? “tangibles, automáticos? Esos que se nos presenta de forma bien emocional, bien a modo de imágenes un tanto espectrales.

Tendría que hacer un pequeño esfuerzo y sacar conclusiones. Lo primero situar la fotografía temporalmente, calculo que aproximadamente yo tendría dos años y medio, o sea 1959, incluso me atrevería a decir que fue el 27 de Septiembre que cayó en Domingo, (en esta época vivimos en San Miguel de Basauri hasta que yo tuve cinco años) las fiestas patronales de este municipio se celebran a finales de Septiembre primeros de Octubre, el carrusel me estaba dando esta pista, esto no es difícil de saber ya que catorce años después cuando yo empecé a trabajar aún se trabajaba los Sábados en este País.

No se si alguien pueda tener recuerdos de tan corta edad, a no ser esos recuerdos que el  subconsciente va grabando y en cierto sentido van a determinar la personalidad del individuo, pero recuerdos de esa época yo no los tengo. Todo esto me hizo pensar que existen fotografías sin memoria. Hasta aquí todo son conclusiones que van cerrando el circulo, quiero indagar mas en todo lo veo, así que con ver no es suficiente, tendré que mirar con toda la intensidad que me sea posible, incluso imaginar ya que al ser recortada se le ha restado información. La persona que aparece en el lado derecho ha sido guillotinada como si de un reo condenado se tratase en el que se han unido dos inventos franceses, la fotografía y la guillotina para predecir una muerte anticipada y segura, por otro lado está el caballito, la cabeza de este mismamente parece la parca el plena persecución. Solamente observo vitalidad en el niño que soy, dispuesto en la línea de salida como si de un gran premio se tratase (la vida). Ahora que sostengo la “foto” en mi mano noto lo que pesa el paso del tiempo, esto solamente nos lo puede dar gratuitamente la fotografía. Si Gardel nos decía que veinte años no es nada en su famoso tango, yo afirmo que cincuenta y ocho es menos que nada. Contemplo esta “foto” recortada elípticamente como si de un sistema planetario se tratase y no me reconozco, (supongo que estuvo en algún marquito con paspartú) solamente un “spectrum” al que el tiempo le ha prestado el traje que siempre va conmigo.

¿Quién interroga a quien? ¿la mirada medusificada, o la mirada cansada por todo lo visto, lo mirado?, y henos aquí separados por cincuenta y ocho años luz, distancia equivalente a la distancia que se encuentra Zosma en la constelación Delta Leo, tal vez si pudiera recorrer esa distancia en el espacio me encontrara a mi mismo en ese estado semi-embrionario, donde no existe el dolor, las guerras, el hambre, un estado feliz, mas próximo al “de donde venimos”, mas próximo a la inmortalidad deshaciendo así  “todas las fotografías son memento mori de Susan Sontag” o la postura ciertamente romántica de Roland Barthes “una imagen fotográfica oculta siempre la muerte”, la muerte no es mas que una consecuencia de la vida, por lo tanto la fotografía mas que muerte es vida, vida anclada en otra dimensión del espacio-tiempo que no tiene por que ser lo que denominamos pasado, ya que el pasado no existe, es solamente un concepto abstracto al que acudir a través de nuestra frágil memoria, la fotografía lo que hace es trasladarnos a ese espacio-tiempo en forma bidimensional activando la memoria, o no, como es el caso de la fotografía ante la que me encuentro. Es mas, la fotografía si activa alguna memoria (no digo conciencia por que esta puede ser activada en cualquier momento o época pero este seria otro tema) es la de los protagonistas de esta y la gente que conoció a estos o aquellos lugares que puedan aparecer en ella, cuando estos desaparecen estas solamente se convierten en documentos, tal vez históricos, románticos o de cualquier otro tipo, pero siempre una fotografía será un documento que tal vez apele a la nostalgia.

¿y llegados a este punto a quien pude interesar todo esto, estas divagaciones? Pues me interesan a mí, ¿que quien soy yo?

Para el resto del mundo nadie, para mí el centro del Universo

 

Fuentes

Revista Justa                                      Año  V nº 2 Noviembre 2013

Revista palabrería                             Año 3 nº 7 Abril 2013

Sobre la fotografía                             Susan Sontag Editorial Debolsillo ISBN 9788483467794

La cámara lúcida                               Roland Barthes Paidos Iberica ISBN 9788449322938

El sentimiento trágico de la vida       Miguel de Unamuno  Alianza Editorial ISBN 978842067 6098 


La Belleza será convulsiva o no será

April 14, 2017  •  2 comentarios

 

En este articulo vamos analizar la noción “La belleza convulsiva”, Aplicada a la fotografía, termino que definió Andre Breton dentro de la estética surrealista.

 

La estética Surrealista  la define André Breton a principio de los años treinta por medio de la noción “Belleza Convulsiva”, articulo publicado en 1934 en la revista Minotaure (1933-1939) fundada por Albert Skira.

Según Breton la “Belleza convulsiva” se rige por tres ejes fundamentales:

- La explosión fija y la explosión anti-fija.

- La erótica velada

- La mágica circunstancial

 

- La explosión fija y la explosión anti-fija.

Esto tiene un significado explosivo-estallante en movimiento y fijo a la vez. En esta imagen podemos ver un ejemplo de cómo Bretón nos define lo explosivo-estallante, fijo. La Cantaora está justamente parada en un instante en el que se nos muestra el movimiento y la fijación, imagen que por otra parte no es mas que una fotografía y que aun conserva cierto movimiento.

Estrella Morente en el Teatro Barakaldo 30 Enero 2015 (Antonio Vargas)

Gare Saint Lazare H.Cartier_Bresson1932

Esta otra imagen, posiblemente una de las mas famosas de Henry Cartier-Breson, es un claro ejemplo de lo que hemos mencionado mas arriba “La explosión fija y explosión-anti-fija”. Esta foto en si es un claro ejemplo de lo que él denominó “instante decisivo”. Esta denominación la formula por primera vez Cartier-Bresson en 1952 con su famosa obra Imágenes a Hurtadillas. Sin embargo la foto de mas arriba está tomada en 1932, veinte años antes del “instante decisivo” que tiene un significado muy concreto en el cual el fotógrafo está en movimiento al unísono con el mundo, cuando las leyes de la composición interactúan en el visor con la proporción aurea es justo cuando el fotógrafo apretará el disparador, “el instante decisivo” no es que se produzca con un único disparo con la cámara, mas bien surge después a la hora de revisar los contactos y así elegir como podemos ver aquí.

El contacto de la parte de arriba a la dch. Marcada con un circulo esta considerada dentro de la definición instante decisivo

 

La obra de Cartier-Bresson no es que esté sujeta al instante decisivo como todos conocemos, pero si es cierto que esta denominación es una de las frases mas poéticas de la historia de la fotografía y que para muchos fotógrafos es una especie de “index”.

El segundo eje que nos plantea Breton es lo que él denominó “ la erótica velada”

 

- La erótica velada es la idea de esconder y enseñar a la vez, en cierta medida es un despertar del imaginario tanto del “operator” como del “spectator”, es la insinuación, lo latente pero no palpable, es una aclaración psíquica que proviene de la interrogación. Para hablar de la erótica velada los surrealistas utilizaron la fotografía de Man Ray “El enigma de Isidore Ducasse” que fue publicada en el primer número de la revista “ La revolución surrealista” (1924-1929)

Primer Número de la revista "La revolución Surrealista "

El enigma de Isidore Ducasse      Man Ray

Aquí tenemos otra fotografía de Man Ray ejemplo de la erótica velada tomada en 1933, copia póstuma de 1982 depositada en el Reina Sofía en 1988 donación de Lucien Treillard en 1983.

H.Cartier-Breson Paris 1980

La erótica velada relacionada con el sexo siempre ha estado presente en la historia de la fotografía, incluso mucho antes de que Breton la definiera, es a partir de la definición de “La estética  Surrealista” cuando este tipo de fotografía ya tiene una clasificación dentro de la fotografía como arte, recordemos que anteriormente (imágenes con una connotación un tanto sexual en aquello de ocultar y enseñar a la vez) este tipo de fotografía era algo poco menos que obsceno o pornográfico.

Algunos ejemplos de fotografía dentro de este segundo eje “erótica velada” mas contemporáneos, podemos verlos en fotógrafos como

Guy Bourdin, (1928-1991) Helmut Newton (1929-2004) David Hamilton 1933-2016 etc.

Guy Bourdin

Helmut Newton

David  Hamilton

Isaura Torrealba/Antonio Vargas

 

La mágica circunstancial

En el léxico surrealista “mágica circunstancial es una forma de nombrar el azar. Se trata de un encuentro fortuito (podríamos decir un accidente) de dos casualidades independientes, una especie de concurrencia de circunstancias que produce un cortocircuito, una especie de dislocación de sentido o efecto de revelación.

Es a fin de cuentas como algo cotidiano puede tener una calidad fantástica. En la fotografía de Sally Man podemos ver como una ráfaga de aire envuelve a la chica en esa especie de velo aportando a la imagen una fuerza reveladora a su vez un tanto sugerente.

Sally Man Untitled from the "At Twelve" Series (Lisa and Tab), 1983-1985

Mark Steinmetz Los Angeles Zoo, 1980

 

En estas tres ramas, la explosiónate fija, la erótica velada y la mágica circunstancial hay una belleza que siempre es dialéctica, que siempre presenta contrarios, estallante-fija, mágica circunstancial, erótica velada, ahí tenemos la concepción surrealista de la belleza de producir imágenes que contengan en si mismas un poder dialectico y una especie de oposición.

 

Fuentes

Manifiestos del surrealismo           Colección Insurrexit/9 Editorial Argonauta ISBN 978-950-9282-63-6

Psikeba Revista de Psicoanálisis y estudios culturales

Henri Cartier-Bresson El disparo fotográfico     Clement Cheroux  Editorial Blume ISBN 978-84-8076-995-2

https://www.magnumphotos.com

Http://jacksonfineart.com

 

 

 

 

 

 

 

 


Cuando se inoculó  la fotografía en mi interior

April 01, 2017  •  Dejar un comentario

Cuando se inoculó  la fotografía en mi interior quede atrapado en un mundo del  cual me era difícil deshacerme, era como una especie de droga. Recuerdo un día haciendo unas fotografías a unos jóvenes como yo inyectándose heroína , eran los años setenta, principios de los ochenta (aquí en el País Basko en esa época mucha juventud cayó en esa trampa, había un desconocimiento total del tema) le pregunté a uno de ellos que qué era lo que sentía, la contestación me dejó perplejo, esto es estar en el cielo.

Mientras, yo estaba en un vía crucis intentando subir al cielo con mis fotografías, hacía fotos y mas fotos, pequeñas satisfacciones y mayores decepciones. Alguien me dijo no te preocupes tu haz fotos, muchas fotos verás como poco a poco todo mejora, en cierta medida eso fue cierto, ver, mirar y disparar , pero….había poca sustancia sobre todo cuando veía aquellas fotos de fotógrafos como Weston, Adams, y algunos otros (por aquel entonces no había muchas posibilidades como hoy con Internet, revistas de todo tipo, blogs, etc) era un lujo acceder a una revista por que en realidad había dos o tres y poco mas. Una cosa muy importante para mi siempre fue la lectura de todo tipo y en especial sobre fotografía, me fui haciendo con textos casi todos en Inglés que traduje como pude. Me empapé el Sistema de Zonas que me dio mucho en cuanto a técnica, en fin…. Un texto que caló profundamente y medió acceso a profundizar fue una entrevista a Minor White en la que hablaba de los “equivalentes” que el había descubierto a través de una propuesta de Stiegletz, o cuando decía que al fotografiar paisajes eran paisajes interiores si no recuerdo mal, eso si que fue un descubrimiento para mi. Luego el ver los trabajos de tantísimos fotógrafos como he podido ir viendo me ha ido proporcionando mi propia visión, que no es mejor ni peor que otra cualquiera, pero es la mía. Cuando veo una fotografía mía aun que no la considere buena por decir algo, la sensación que tengo al verla es que quien en realidad está allí presente soy yo.

Una cosa que me sucede cuando voy a un museo por poner un ejemplo y estoy delante de una obra, sobre todo en pintura me sucede, es que me encanta la sensación de ocupar el espacio en el que se desenvolvió el pintor delante del marco, aun que este se pintara en la Conchinchina, casi puedo notar el sonido de las pinceladas, ver como mezcla los colores.

Lo mismo me sucede al ver una de mis fotografía, mis fotografías sean de lo que sean al final son autorretratos en los que puedo (mas que notar) oír , sentir… y así en aquel paisaje estoy yo presente, en el retrato de cualquier persona que haya podido retratar también estoy yo, en medio de esa multitud o en ese paisaje desolado, esta no es una posición narcisista para nada, es una posición vital.

Así que pienso como dice Graciela Iturbide en una entrevista en la fundación Mapfre “La cámara es un pretexto para conocer mejor la vida y conocerme a mí”

En ese intento ando.

 

 


La ciudad esta desapareciendo (Dedicado a mi nieta Nahia)

September 03, 2015  •  1 comentario

Fotografía stenopeica, (son una parte del proyecto la ciudad está desapareciendo ) tomas realizadas con Hasselblad 503CW Milenium. Película T.MAX 400/E.I 250 Stenopto f256 y filtro amarillo.Reveladas en Ilford  Multigrade IV FB

Bilb@

Cuando Bilb@ camine por las calles que ya no existen, tendré que recordar todas las historias que oí de la gente de antes. De cuando yo caminaba por allí, cuando esas calles todavía se podían sentir en las plantas de los pies. Tendré que recordar todas las palabras, todas las miradas, todos los andares lentos y los rostros cuarteados por el frío. Tendré que recordar todos los recuerdos de los que recordaron...  para entregarle lo que le pertenece: esas miradas, esos andares esos recuerdos y esos rostros de una parte suya... esa parte del pasado que sucedió aún antes que yo naciera...

Bilba@ preguntará: Papá,¿ porqué la gente se fue a vivir a lo más alto de los cerros ?...¿por qué ese agujero que hay en medio parece infinitamente hondo?

Y yo no sé si  me creerá cuando le diga que allí existió una ciudad. Que allí hubo una iglesia, casas y que la gente danzaba en las fiestas. No sé si me creerá que aquel agujero infinito tenía mineral  que valió el pulmón de sus obreros.

Quizá pensará que es otra más de mis historias, que es otro más de mis cuentos y se irá corriendo. Mirará desde lo alto aquel agujero asesino y pretendiendo seguir mi juego de historias señalará con sus manitas cerrando los ojos para ver lo que dice:

- Allá junto a las vías del tren está la casa de mamá, y … el colegio de papá y allá la gran iglesia de la ciudad y allá  El Arenal... allá donde no se ve, en medio del gran agujero está la ciudad  de la que habla papá...

Entonces yo también cubriré mis ojos y mirando desde dentro recordaré El Casco Viejo con sus calles lluviosas, la nevada en los cerros, el barrio de Atxuri, La Gran Vía, Las Calzadas, Begoñako Andramari.

 Veré a los mineros regresando a casa a las tres de tarde. Veré la nieve y el granizo cubriendo la ciudad antigua, la ciudad nueva y la ciudad que hoy esta comenzando a desaparecer. Pero también veré lo que no vi., lo que me dijeron que estuvo allí...

La ciudad está desapareciendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Archivar
Enero Febrero Marzo Abril May Junio (1) Julio (2) Agosto Septiembre (1) Octubre Noviembre Diciembre
Enero Febrero Marzo Abril May Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
Enero Febrero Marzo Abril (2) May (1) Junio Julio (1) Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre